Nicho ecológico

Ya no llevo la cuenta de cuántos sueños ‘raros’ me has contado.