“Zombie Is The New Black”

Sólo 4 de 10 personas van a alguna actividad cultural. Cuántos amantes del Arte existen… Admitámozlo a la gente no le gusta más cultura. Me refiero a las llamadas bellas artes, además de museos y zonas arqueológicas. la Pandemia ha llevado a replantearnos estas situaciones que pasábamos del lado a esta oferta. Nos gusta desear, gastar pero sin crear nada. Podemos comprar Oxxo’s ‘artísticos’, políticos, televisivos hasta existenciales.  Espectamos. Somos idealistas pero no apreciamos el Arte. Es bueno ser realista, pero a nadie le gusta serlo. Es cierto. La realidad es aplastante. En este tiempo quizá el Arte, en pleno boom de las clases de danza online.

Por ejemplo, los siete años que viví en Ciudad de México (hermosa ciudad), asistí a eventos de danza clásica, neoclásica, moderno y contemporáneo. He visto el “Lago de los cisnes” gratis con grandes compañías de México y el mundo, ¡gratis! Cada miércoles en mi hora de comida fui a un museo diferente y gratuito o admire una obra de arte; un sitio ancestral, arqueológico, o una grandeza arquitectónica, o la casa de un poeta, sin gastar un peso y sin salir de la CDMX, y aún así la gente no va a eso. Es cierto atasca el Zócalo sin viene Roger Waters o los Recoditos, o la Banda Limón, Café Tacvba, Björk, Manu Chao no sólo porque es gratis, sino por algo más. Cuando toca la sinfónica de la Ciudad de México o está en Ballet de Kiev donde había 10 personas, 4 llegan tarde, 8 se van después del primero de tres actos, como la vez que me quedé a lo que terminó siendo un concierto para mí sólo (!¡) Me sentí un magnate cuando vi a la Compañía de Danza Clásica de Jalisco, solito, junto con un padre y su hijo. Me sentí un nuevo rico de internet, o un ‘excéntrico-broker-lobo-de-WallStreet’ o un shark inmobiliario rata, un político-grillo-lakra-neochakal, un “funcionario” público del vomitivo cesarduartismo o un narco exigente que se tiene entre sus gustos kitsch esnob wannabe, sus cinturones pitiados, sus gustos buchones, sus garages llenos de champagne Moët&Chandon, de Chivas… con Lamborghinis naranjas y verdes como el metro cedemexiqueño, animales en peligro de extinción, el más que surreal gusto de contratar al Ballet de Montecarlo, o la L’Opera de Lyon en su mansión ‘escondida’ un privilegio real maravilloso… Así fue, solito para mí el ‘acto blanco’ y de principio hasta la boda y la apoteosis de la obra maestra de Tchaikovsky, incluso hicieron las versiones largas y otras partes que estaban en la partitura original de Marius Petipa, el coreógrafo en 1874. Y así han sido desde conferencias de escritores con obras valiosísimas, conciertos de cámara, o danza butoh.

Unas semanas más fui a Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (La Universidad más grande de América Latina, con una de los mejores áreas de conciertos, museos, cines, proyectos conjuntos, áreas de literatura) para una explicación del ballet gratis, en una plática que duró más que el ballet mismo, donde se vieron más versiones, desde luego. Eventos gratuitos de música de cámara en recintos que jamás entrarán de no ser así, noches en los museos, contemporáneos, clásicos, cine experimental y/o de culto en blanco y negro o a color. [Todo gratis], desde música clásica hasta clases de baile. O funciones de teatro y danza : prehispánica, clásica, regional, contemporánea, de salón, bboying, y toda suerte de eventos en galerías de arte, en coniertos de música contempo para diletantes, profesionales o amateur o no; clases y talleres de arte, danza, manualidades, escritura. Todo gratis. Pero… No sé qué pasa…. Quizá la sociología lo puede explicar lo que pasa con l@s pandemialls.

Pero… el gran pero con pe mayúscula es que la gente quiere ver muertos, violencia, desmembrados. [Deschabetados]. Y si no lo aguantan en vida real lo buscamos The Walking Dead, Game of Thrones, Vikings, o lo que esté de moda. Vemos Sicario, o vemos Narcos la serie, Orange is the new black, Scarface, Black mirror, Prisión break o Breaking bad, algunos son tan del GTA, Minecraft, Resident Evil, Call of Duty, Silent Hill, Gears of War, al mismo Tarantino para ver muerte, y como ‘matan a los muertos’, cómo les matan y rematan. Y también no cómo rematan a los vivos. Puede uno verlo gratis. O puedes pagar por elael evento. Por ello. Tal vez tienen razón los que creen que el arte como lo conocemos ha muerto y es un artículo de museos. Ya nos dimos por vencidos, ya valió la pura chifladera la Tierra, ya nos acabamos, ya las películas postapocalípticas serán ungun Siglo de Oro. Cómo ahora todos estamos en busca de la piedra en el páramo del Arte. Ya mucha gente quiere ser Daryl, o Rick Grimes, o peor: Negan, el Chapo, o alguno de “Los Zetas”. Es un horror. A nadie le conmueve el Arte Clásico o la devastación de la flora y la fauna del Globo. Nadie llora (ni tiene quizá porqué, es un decir) con la Ópera o la Danza Clásica. Los pandemialls pertenecemos al siglo de los zombies. Zombie Is the new black.

@samzarazua

También en samzaradanza:

31 consejos que debes saber para hacer danza.

° Martha Graham.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s