Diario de una bailarina… en cuarentena

Bueno pues… por dónde empezar??…

Han habido días “normales“, otros raros, otros de nostalgia por extrañar la “cotidianeidad” de la vida diaria pero aquí sigo, atravesando este proceso de confinamiento; haciendo y creando esta experiencia desde lo más profundo de nuestro ser, pues se ha convertido en un periodo para estar con nosotros mismos desde el encierro… y para algunos, esta tarea no ha sido nada fácil…

En mi caso, hace tiempo que la vida me presentó circunstancias y cuestiones en las que tuve que “parar”, “reiniciar”, “replantearme” si el camino que estaba siguiendo era el “correcto” para mí o si de plano mejor viraba para otro lado y tomaba un rumbo distinto. Cuando estás atravesando estos procesos y lo analisas detenidamente, te das cuenta de que la vida está hecha de constantes cambios, que a veces “planeas” tanto tu vida pero ella misma te sorprende con sucesos inesperados, te presenta escenarios que no tenías previstos desde tu “plan perfecto” sin saber que justamente eso es lo perfecto para tu evolución y aprendizaje dentro de esta ilusión llamada vida.

Pues bien, aún cuando ya sabes de qué van esos ires y venires de la existencia, no quiere decir que esto no sea una experiencia nueva y que como todos esté experimentando un proceso de adaptación a este nuevo “estilo de vida”. A pesar de que llevaba un ritmo de vida algo movido (como cualquier habitante de una de las ciudades más grandes del mundo): trabajo, ensayos, clases, funciones y demás, a todo eso le tuve que poner pausa relativamente… la verdad es que disfruto mucho estar en casa, dedicarme tiempo para mí, en los que haceres del hogar, cocinar, ver alguna serie o película mientras descansas de las actividades de la vida diaria aunque también disfruto de ese ajetreo citadino cotidiano que le da un toque de movilidad y de intensidad a la vida diaria.

y aquí es cuando me doy cuenta de que extraño el salón de danza, la duela, los espejos, los ensayos intensos en ese salón, ver a mis amig@s, platicar con ell@s… salir a tomar algo después del ensayo.

Extraño las funciones, pisar un escenario, presentar el trabajo realizado para el montaje al público espectador que disfrutará cada momento del show… esa conexión e interacción con el público… la energía de un escenario…

Las salidas con el grupo a dar funciones fuera de la ciudad, el nervio antes de presentar la función, prepararse, maquillarse, ponerse el vestuario… todo ese ritual previo a salir al escenario.

Creo que lo que más extraño es poder estar fuera sin esa sensación de un supuesto “peligro inminente, extraño sentirme libre de poder estar en un espacio con gente sin sentir esa incertidumbre… extraño transitar por las calles como cualquier persona común y corriente, la interacción con las personas, con mi gente, las reuniones, las comidas juntos, las risas, compartir nuestra energía en un mismo espacio y salir de ahí con el corazón lleno, contento…

En fin… al final del día todo esto forma parte de ese sueño que en algún momento habrá de terminar y volveremos a estar juntos, a sentirnos cerca y esto solo será una anécdota más para contar…

One thought on “Diario de una bailarina… en cuarentena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s