Ohad y la Técnica Gaga

Ohad Naharin es considerado uno de los coreógrafos más famosos alrededor del mundo; él comenzó su carrera a los 22 años gracias a la sugerencia de su madre, una profesora de baile que lo envió a estudiar baile a la ciudad de Tel Aviv. Durante su carrera estudió en las escuelas más prestigiosas del mundo, entre ellas, la Julliard y la Escuela Nacional de Ballet de los Estados Unidos, ambas localizadas en Nueva York y actualmente lleva más de 40 años en el mundo del baile.

En el año 1990 Naharin creó su propia técnica, a la que denominó gaga, la cual se caracteriza por mantener los brazos, las piernas y la espalda absolutamente flexibles mientras que el cuerpo se sostiene por un profundo arraigo al suelo lo que permite movimientos explosivos y dinámicos. El principal objetivo de esta técnica para su creador es que sus bailarines sientan dentro de sí cada parte de su cuerpo y cada detalle del movimiento.

Naharin empezó a experimentar con esta técnica porque sentía que sus bailarines habían explotado todas las líneas que el entrenamiento de ballet clásico ofrecía y necesitaban nuevas técnicas que les permitieran refinar sus movimientos.

A diferencia de las clases tradicionales de danza, en el salón de Naharin los participantes reciben instrucciones verbales, nunca visuales. No hay música en el espacio que se ocupa, ni movimiento alguno que se pueda copiar, ni combinaciones que se deban de aprender y no existen los espejos. En lugar de señalar movimientos, el instructor da direcciones como: “Imagina una caja y la caja es del tamaño de tu pecho. Mueve tus brazos lejos de la caja; ahora deja que la caja desaparezca.”

La técnica Gaga es una nueva forma de adquirir conocimientos y conciencia de uno mismo a través del cuerpo, ya que ofrece un marco para el descubrimiento y el fortalecimiento del cuerpo agregando flexibilidad, resistencia y agilidad, mientras que aumenta los sentidos y la imaginación. Así mismo, crea conciencia de las debilidades físicas, despierta áreas entumecidas, expone fijaciones físicas, ofreciendo formas para su eliminación. El trabajo mejora el movimiento instintivo y conecta el movimiento consciente e inconsciente, permitiendo una experiencia de libertad y placer de una manera sencilla.

“…Todos tenemos que encontrar esos movimientos que están esperando ser modificados, hallar la conexión entre esfuerzo y placer, estar más cerca de nuestras sensaciones para ser más instintivos, delicados, explosivos en nuestro movimiento. Trata de la eficiencia del movimiento, de la forma, de su propia forma, para ser capaz de ser eficiente sin necesidad de mirarse al espejo...”

Naharin ha asegurado que esta técnica te permite mucha mayor expresión porque “el poder de la imaginación es mayor que el de nuestro vocabulario”, por lo tanto, el resultado será tan variado como el número y formas de cuerpo que haya en el cuarto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s