y entonces el cisne se transformó…

Ah! el ballet… los cambios del cuerpo, tanto en fisonomía como psique.

Se puede decir que los cambios físicos en las personas que se dedican a la danza son algunos derivados de la adaptación al entrenamiento de alto rendimiento; pues el cuerpo se adapta para resistir las cargas de trabajo para funcionar de manera más eficiente.

El ballet es una de las formas más rigurosas de entrenamiento; es de tipo anaeróbico, con contracciones musculares excéntricas, con desarrollo de la fuerza de resistencia y rápida, desarrollo de la flexibilidad sobre todo activa (con la pasiva ya cuentan al ingresar a una escuela profesional), coordinación neuromuscular específica dando control de la contracción muscular para realizar el movimiento con exactitud y en forma refleja.

Este entrenamiento nos lleva a un cambio en todos los aparatos y sistemas, musculoesquelético, cardiovascular, respiratorio, nervioso, urinario, endócrino y por supuesto en la forma física.

Explicaré algunos de los cambios que ocurren en alguno de estos. Iniciaré por el motor principal del movimiento: el sistema musculoesquelético.

Para que el proceso de contracción ocurra debe haber energía, dependiendo de la duración del ejercicio, la energía se obtiene aeróbicamente o anaeróbicamente.

…¿Por qué podemos decir que la danza es un ejemplo de ejercicio anaeróbico entre otras cosas?…

La danza se puede clasificar como un ejercicio anaeróbico, ya que los músculos utilizan predominantemente el ATP, el creatin fosfato (CP) y los carbohidratos almacenados para producir la energía para los movimientos. Como la mayoría de los ejercicios tanto de la barra como del centro son cortos, el ATP y CP almacenados son suficientes para proveer la energía necesaria, son ejercicios de tipo anaeróbico.

Las adaptaciones del sistema de energía por el entrenamiento son específicas del sistema utilizado, con el entrenamiento de la danza se desarrolla el sistema anaeróbico de producción de energía, “facilitándolo”. Esto es: las adaptaciones por el entrenamiento de la danza a nivel muscular, llevan a un cambio metabólico, que les permite realizar el ejercicio sin fatiga, aunque es insuficiente si se piensa en los trabajos coreográficos.

El ejercicio de la danza requiere de un aumento de producción de energía por el músculo. Sin importar el tipo de ejercicio aumenta el riego sanguíneo a los músculos. El incremento de flujo ocurre por la redistribución de sangre y por incremento de bombeo de ésta por el corazón, tanto por la cantidad en cada contracción como por el número de contracciones. Se ha estudiado que el corazón cambia de acuerdo con el tipo de entrenamiento o sobre-carga al que es sometido.

Así mismo, se sugiere que las adaptaciones son estimuladas por los ensayos y funciones y por los años de entrenamiento. Para que la aplicación de fuerza del movimiento se lleve en forma adecuada, se necesita de una serie de patrones coordinados neuromusculares. El movimiento es regulado por mecanismos neuronales controlados por el sistema nervioso.

En la danza se utiliza el arco reflejo, se ejercita para tener movimiento como reflejo, sin necesidad de pensar en la colocación de cada parte del cuerpo. El sistema nervioso no sólo monitorea un programa de movimiento una vez que se ha logrado, también detecta errores. Si se aprende un programa de movimiento adecuadamente, las correcciones que tenga que hacer el sistema nervioso son menores.

Han sido poco estudiados los cambios del sistema óseo en los bailarines, sabemos que existe una corrección de las curvaturas de la columna vertebral, por la postura que deben guardar. Se dice también que un constante en dehors causa cambios en ligamentos y alineación ósea, aunque no hay datos concluyentes. Existe también una adaptación en la forma corporal, hay cambios en la cantidad de grasa o en el peso. Se debe tener una estructura óptima y una composición corporal característica, para poder realizar en forma adecuada las exigencias de la técnica.

En cuanto te adentras en la danza te puedes percatar de que más que contemplarlo como el arte bello, creativo, fulminante y etéreo, como de hecho lo es… la danza es un arte más para el que lo ejecuta. Digamos que es un arte diferente al ejecutarlo que al espectarle. Son casi dos cosas distintas y opuestas.

Se ha considerado que al ser un arte no tiene nada que ver con la ciencia, pero se nos olvida que hay una parte física que no se puede desligar del arte, no basta con la expresión, la danza se ha desarrollado tanto que el bailarín corporalmente ha rebasado las líneas de la normalidad corporal y trata de hacer proezas corporales no imaginadas y es ahí en donde nos falta hacer ciencia.

Tú ¿Qué crees?, ¿cuál crees que sea la cualidad que diferencía al arte de la danza?

¿Qué es lo que te parece más digno de subrayar para el arte de la Ninfa Terpsícore ?

Para ver un poco más sobre la danza , el valle y otras disciplinas, puedes checar en samzara.danza estas notas, y quizá se sacie tu curiosidad o amplíe tus dudas.

Abrazo y chau.

Luna.Love.Wood

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s