Bailarina: El sueño de ser Artista (Parte 1)

Diario de una bailarina

Así fue como empezó todo…

Desde muy pequeña manifesté cierto gusto por el baile, aún sin empezar a caminar, cuando mis papás ponían música (y a decir de ellos tenía algunas piezas y ritmos predilectos como el Mambo, por ejemplo), yo empezaba a moverme y a querer bailar.

Mi acercamiento más directo con la danza fue a los 9 años, gracias a las ganas de mi mamá por querer que mis hermanos y yo tuviéramos una actividad física extraescolar como distracción y que emplearamos nuestro tiempo en algo productivo y de provecho; fue ahí cuando entré al Grupo de Danza Folklórica del Colegio “Teresa Martín” dirigido por el Profesor José Leyte Becerra, ex bailarín del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández.

En mis inicios en la Danza y a lo largo del tiempo en el que estuve en ese grupo que fueron casi 13 años aunque mi participación fue de manera intermitente debido a mi formación académica realizada en distintas escuelas, aprendí repertorio de Folklor Mexicano de diferentes estados de la República, entre ellos: Guerrero, Veracuz, Nayarit, Michoacán, Chiapas, Yucatán, Tamaulipas, Corridos de la Revolución. El trabajo realizado por el director del grupo era impecable, bailábamos con música en vivo y él se encargaba de que la escenografía le diera el ambiente perfecto a nuestra función, la técnica de zapateado era precisa tanto para los más grandes como para los más pequeños del grupo. Teníamos dos presentaciones por año en los festivales de la escuela y de vez en cuando surgía otra participación para asistir a otros lugares o eventos, sin embargo y sin temor a equivocarme, puedo decir que la participación del grupo de Danza era el número más esperado por todos los asistentes. Tan es así que se ganó la invitación a participar en diferentes Festivales de Danza a nivel internacional, uno de ellos en Québec, Canadá y otro en Francia, donde orgullosamente obtuvo el primer lugar en diferentes categorías como: vestuario, música en vivo, coreografía, etc. Gracias a la dedicación, esfuerzo, pasión y amor que mi Profesor siempre le profesó a la danza, fue que pude tener bases técnicas sólidas en cuanto a zapateado que posteriormente y sin pensarlo, me llevarían a recorrer este hermoso camino de la danza.

DSC01632
Ballet Folklórico del Colegio “Teresa Martín”, función de Clausura de Fin de Cursos Julio 2012, Auditorio del Centro Vacacional Oaxtepec.

Debido a esta experiencia que empecé a vivir desde muy pequeña fue que le empecé a tomar gusto a los ensayos después de clase; a esas tardes bailando, montando coreografías, llenas de cansancio y de sudor. Le empecé a tomar gusto a los escenarios, al público, a las funciones, al vestuario, a la producción en si de lo que requiere montar un espectáculo de este tipo y sin lugar a dudas a los aplausos de la gente que extasiada por la vistosidad y alegría que conlleva la Danza Folklórica Mexicana, nos brindaban de pie cada que terminaba el evento… y es que esto lo traigo en las venas ya que el legado artístico del que provengo estuvo latente desde siempre.

Si te gustó esta sección, puedes checar estos artículos: la danza folklórica mexicana, Pequeño Homenaje a un legado artístico familiarBailarina: El sueño de ser Artista (Parte 2) y muchos más también en samzaradanza.

Anuncios

5 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s