Pequeño Homenaje a un legado artístico familiar

Diario de una bailarina

En mi familia, siempre ha habido pláticas de sobremesa en las reuniones, he estado presente en varias de ellas y es ahí donde se cuentan anécdotas divertidas (y otras no tanto), donde se recuerdan a los que ya no están, donde se habla sobre los diferentes personajes que han formado parte de esta gran familia a la que pertenezco.

Cuando era más pequeña no le tomaba importancia a aquellas charlas pero con el paso de los años fue despertando mi curiosidad por saber quienes habían sido mis ancestros, cuál es esa historia familiar a la que pertenezco (de donde vengo), esa que me antecede y que a final de cuentas nos hace ser lo que somos (como clan) hoy en día.

Mi abuela materna siempre ha tenido ese “don” de la buena memoria además de que le gusta platicar, a pesar de ser algo reservada. Si le llegas a preguntar sobre algún suceso familiar (y si ella sabe del tema), te lo cuenta, a su manera claro está. Es gracias a ella y a esas innumerables historias que forman parte de su acervo cultural por las cuales me enteré de todo el legado artístico que ha habido en esta parte de mi familia. Desde poetas, escritores, pintores, músicos e incluso bailarines.

Se cuenta que mi abuela y sus hermanas eran muy buenas bailarinas, inclusive, una de sus hermanas tomó clases con Nellie Campobello y a decir de las historias, era muy buena bailarina de ballet puesto que fue seleccionada para estudiar en el Ballet Bolshoi de Rusia pero en aquella época no era tan sencillo que a una señorita de esa edad (siendo bastante joven) la dejaran irse a estudiar al extranjero y menos al ser hija de una viuda. Ella, mi bisabuela, tenía que sacar adelante a sus hijos con una carrera profesional.

Por otra parte, mi abuela gustaba más de la pintura y la escultura (a parte del baile), tomaba clases en la Escuela libre de Escultura y Talla Directa (ahora Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado) llamada en aquel entonces “Esmeralda 14 ” puesto que se encontraba en la calle de La Esmeralda en el número 14. Dentro de aquellas vivencias, ella recuerda que Frida Kahlo daba clases de pintura en esa escuela, cuando ella asistía.

Otro personaje destacado fue Graciela “Gachita” Amador, de quien mi abuelita me contó que fue esposa del pintor David Alfaro Siqueiros y ella (que vendría siendo algo así como mi tía bisabuela), tenía un programa en televisión con un Teatro guiñol (del cuál fue precursora).

La formación que mi bisabuela, Alejandrina Sandoval y Terán, le dio a sus hijos, estuvo basada en el arte y la cultura, los 5 hermanos: Minerva, Gloria, Belia, Jenaro y Flor (todos maestros de profesión y vocación), sabían tocar el piano, entre otros instrumentos musicales. Mi bisabuela sacó adelante a sus hijos dando clases: de música, de inglés, de español… de todo lo que ella sabía compartía sus conocimientos; ella era una persona altruista y gustaba de la labor social para con la gente que más lo necesitaba.

Cabe mencionar que uno de los personajes más importantes y que ha contribuido (como muchas otras personas) en la historia cultural de nuestro país, fue el Profesor Jenaro Valle y Muñoz  (mi bisabuelo)esposo de mi bisabuela Alejandrina, al cual le fue arrebatada la vida cuando sus hijos eran aún muy pequeños, dejándola viuda.

Él, originario de Fresnillo Zacatecas, estudió en la Escuela Normal para Profesores. Dentro de sus aportaciones, es importante mencionar que fue un destacado escritor y poeta, Profesor en el estado de Zacatecas, ocupó varios cargos como directivo de escuelas y contribuyó en la creación de la Revista Literaria, que tenía como objetivo la propagación de Las Bellas Letras Nacionales. Fue ganador del Torneo Literario en Zacatecas un 23 de julio en el Instituto de Ciencias organizado por la presidencia municipal; sus obras literarias fueron reunidas en “Gardenias: Antología de un poeta Zacatecano”,  del cuál compartiré un fragmento de uno de sus poemas:

Artistas y Quijotes

“…Visionarios que cruzan por la vida

hacia un mundo de glorias invisibles;

Artistas o Quijotes,

van esparciendo por la senda triste

evangelios de amor para las lágrimas,

auroras de vida donde el Mal oprime…”

Actualmente, varios miembros de mi familia seguimos degustando del arte. En mi caso amo la danza en todas sus expresiones, así como el folklor mexicano y de otras culturas; algunos son buenos en la música, tocando guitarra, batería, piano y otros más son buenos dibujando, pintando y con la escultura, se nos da la expresión oral y escrita… lo llevamos tatuado en nuestro ADN. No me queda más que decir que para mí es un orgullo ser parte de este gran árbol genealógico y de igual manera, me siento realmente privilegiada, honrada y bendecida de poder pertenecer a este gran legado artístico.

7 comentarios en “Pequeño Homenaje a un legado artístico familiar

  1. Me emociona enorme tu iniciativa de 4a generación, por rescatar tu sensibilidad ante nuestros orígenes; que nos marcan, nos perfilan, nos hacen trascender y que aún ya “no estando” nos hacen existir perpetuamente, porque las acciones que emprendimos en vida se volvieron huella imborrable de existencia para quienes les sucedemos.
    Gracias por compartir

    Le gusta a 1 persona

  2. Pequeña hermosa con el sentimiento a flor de piel. Es increíble que siendo tan joven busques y reconozcas estas maravillas que heredamos. Mucho éxito en este camino del arte que has escogido tan atinadamente.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s