Universidades de arte: Lo bueno y malo de estudiar en ellas

Constantemente las personas que no están involucradas con el arte me preguntan cómo es mi escuela y cómo se vive en ella día a día, y es que es muy difícil para ellos entender que una escuela de danza o arte puede ser universidad.

Y aquí les tengo la respuesta: Estudiar en este tipo de universidades o al menos en la Academia de la Danza Mexicana ¡es lo máximo!. Se nota desde el momento en que entras a la escuela, pues la energía de los estudiantes y compañeros, por lo regular es muy positiva y agradable.

La escuela es pequeña y eso contribuye a tener una mejor relación con las otras licenciaturas, en ADM convivimos estudiantes de danza popular mexicana, danza clásica, contemporánea y algunos músicos que estudian ahí la primaria, secundaria y preparatoria. Aunque todos estamos relacionados en el arte cada quien es un mundo, es decir, entras a la escuela y algunos están haciendo un fandango (sobre todo los de popular), otros dibujando, haciendo artes plásticas, algunos cantando, ensayando coreografías en el patio o tocando algún instrumento.

Se respira arte en ese lugar y lo mejor es que no importa a que licenciatura perteneces, todos nos involucramos en todo. Pero no crean que todo es danzar y encerrarnos en esa burbuja, al menos los de danza popular mexicana tenemos mucha carga de trabajo teórico ya que hacemos investigaciones, análisis de danzas, de culturas, de bailarines, leemos muchísimo, incluso hacemos prácticas de campo, y lo que más me gusta es que mis maestros que imparten clases teóricas, tienen formación artística por lo tanto están acostumbrados al ambiente.

Pero no todo es color rosa en las escuelas de arte, lamentablemente hay cierto rechazo hacia estas instituciones, pues muchos creen que no aportamos nada ante la sociedad, por ejemplo: Recortaron el 70% de presupuesto. ¡¿Lo pueden creer?! Esto es, si trabajábamos con $100.00, ahora trabajamos con $30.00, por decir algo, y es lamentable pues los salones de danza necesitan mantenimiento, el auditorio requiere luces especiales, el gimnasio debe tener diferentes aparatos y claro que afectó considerablemente, además si no hacemos uso de los recursos, como utilizar los autobuses para las prácticas de campo, simplemente retiran esa ayuda y no se recupera nunca más.

Pero no es sólo en esta escuela, en general el arte en México es deficiente, y es muy triste ver como los artistas no pertenecientes a la hegemonía, la mayoría de las veces somos menospreciados, por lo tanto no recibimos el apoyo necesario.

¡CAMBIEMOS NUESTRA FORMA DE PENSAR,

APOYEMOS EL ARTE!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s